Glenda Umaña: “El periodismo es una carrera de servicio” (2013)

 

La conductora del espacio Actualidad en Vivo de la cadena CNN en Español se muestra como una mujer de fe, comprometida con su carrera, su familia y ante todo respetuosa de su público 

Glendaumaña (1)a

Por Alejandro Celedón Mendoza / @AlejoCeledon

Fotografía MARIANA PATIÑO

Vestuario TIENDA MAYELA CAMACHO – LAS MERCEDES

Agradecimientos HOTEL RENAISSANCE

Glenda Umaña inició su carrera profesional en su natal Costa Rica trabajando en varios canales hasta llegar a presentar el noticiero con mayor audiencia del país. Fue corresponsal de CBS Telenoticias para luego formar parte de CNN en Español, planta televisiva en la que ya lleva más de quince años. En todo este tiempo ha tenido la oportunidad de desempeñarse como reportera y conductora de varios espacios, entrevistar a importantes personalidades y cubrir in situ hechos que han cambiado el panorama mundial. Actualmente está al frente de Actualidad en Vivo, un noticiero internacional que incluye contactos con reporteros en distintas partes del globo.

Su visita en febrero pasado para participar, en remplazo de su colega Carlos Montero, al evento “El Top de la Comunicación” celebrado en la isla de Margarita, fue aprovechada por la veterana periodista para palpar de cerca la realidad política del país, indagar sobre obras positivas y probar nuestras célebres arepas. La oportunidad fue aprovechada para conocer acerca de su trayectoria y visión del periodismo, una profesión de la que afirma vivir enamorada. Durante la entrevista Glenda se mostró como una mujer amable, elocuente y sobre todo sencilla. “No puedes vivir del supuesto glamour que esta profesión te da porque hoy estás y mañana no se sabe. Hay que tener los pies sobre la tierra, por eso es muy importante tu familia, tus amigos y tu fe”, asevera.

¿Cómo se hace un periodismo de calidad?

Lo primero es la responsabilidad. Hay que repasar los contextos, prepararse, entender lo que estamos informando para ofrecerlo al público de manera clara. Buscar siempre la opinión de la gente, del ciudadano común, no siempre se puede pero hay que intentarlo, y por último está el balance, tener varios puntos de vista.

Ante tantas noticias negativas, siempre tan destacadas en los medios de comunicación, ¿podría concluirse que el hombre es verdugo de sí mismo?

Me encanta tu pregunta porque siempre insisto en eso de buscar noticias positivas, por lo menos una. Ahora que estoy aquí en Caracas quiero aprovechar para ir al cerro el Ávila, ver como la gente disfruta de ese pulmón de la ciudad, visitar los niños del Sistema Nacional de Orquestas, entrevistar a Maickel Melamed. No se trata de tapar la realidad pero hay tantas cosas positivas, tantos esfuerzos y nosotros tenemos que ayudar a divulgarlos.

¿En tantos años de carrera, primero como reportera y ahora como narradora de noticias, cuál ha sido el hecho que te ha causado más tristeza?

El terremoto de Haití. Me tocó cubrir la catástrofe, ver a la gente caminando sin rumbo, en condiciones muy precarias, la contaminación, ver todo en el suelo. Fue muy duro.  Me costó recuperarme. Cuando regresé a Estados Unidos veía a la gente rara, iba a un restaurante y me sentía culpable. Siempre pienso en ellos, todavía me mantengo en contacto con algunas personas allá en la isla.

GlendaUmaña-1

¿Y el de mayor alegría?

Cuando liberan secuestrados. Anuncié la liberación de Ingrid Betancourt y a todos en el estudio nos embargó una gran alegría. Otro momento grato fue el cambio de milenio; al principio dije que pesado, me toca trabajar, pero fue lo mejor estar allí viviendo un momento histórico con transmisiones desde todos los continentes. El matrimonio de los duques de Cambridge también fue una experiencia muy linda, me preparé mucho porque sabía poco de la monarquía. Fue como estar en un cuento de hadas con personas de la vida real.

Has tenido la oportunidad de entrevistar a muchas personalidades, incluido el presidente Chávez, ¿qué impresión te dejó?

Al presidente Chávez lo entrevisté varias veces. La primera vez, creo que fue en el 97, no lo conocía, sabía muy poco del personaje. En ese momento caí seducida, quién no se identifica con una filosofía de mejorar la calidad de vida de los más pobres.

¿Cómo manejas los errores frente a las cámaras?

Me siento tan mal, sin embargo con el transcurrir de los años uno aprende a corregirlos en el momento. Recuerdo, por solo mencionar uno, cuando hace cuatro años el presidente Barak Obama llegó a la Casa Blanca y en lugar de decir que el papa Benedicto XVI le enviaba una felicitación dije Juan Pablo II; no me di cuenta sino al rato cuando alguien me hizo la observación y pude corregirlo, pero son cosas que ocurren.

¿Qué opinas del periodismo digital y todo este auge de las redes sociales?

Son una revolución, es maravilloso, sin embargo hay que tener mucho cuidado, sobre todo con las fuentes. Nosotros en CNN tenemos un reglamento con Twitter y Facebook: todo debe ser confirmado antes de ser anunciado. Por otra parte estoy fascinada porque me brindan una cercanía que antes no tenía con la gente.

¿Qué te gustaría hacer o qué te falta por hacer en tu carrera?

Me gustaría hacer un Talk Show, me gustan mucho las historias,  escuchar a la gente. Justo ahora, en lugar de que tú me entrevistes, a mí me gustaría preguntarte muchas cosas. Siento que puedo ser un instrumento para edificar, para que las personas aprendan a través de una historia. El periodismo es una misión, es una carrera de servicio.

Costa Rica ocupó el año pasado el primer lugar en el Índice del Planeta Feliz, ¿de verdad son tan felices los costarricenses?

Nosotros lo que tenemos es mucha paz, muchas posibilidades de oxigenarnos, tenemos un país pequeñito y la naturaleza la tenemos allí, tan cerca, creo que eso ayuda. Aprovecho para decirte que los venezolanos son muy cálidos, espontáneos, dados. Eso me encanta.

En familia

Con 30 años de feliz matrimonio, Glenda asegura, sin ánimos de parecer una experta, que a la hora de casarse hay que estar seguros del paso a dar. “Son muchos los problemas domésticos, de convivencia, cada quien tiene su personalidad, su carácter, por eso es necesario respetar el espacio del otro. El matrimonio es una empresa, un negocio de familia. Hay que ceder. Siempre ha sido muy importante la parte espiritual, la relación con Dios, la paz que él nos da”. De su vida en pareja nacieron dos hijos: Juan Manuel y Ana Laura, quienes junto a su esposo completan su vida. “Para mí lo más importante es cuando estamos los cuatro juntos”, comenta con alegría manifiesta.

Glenda en pequeñas dosis

Un paisaje grabado en los ojos: Las montañas de Costra rica

Un libro: El amor más grande de la madre Teresa de Calcuta.

Un mandamiento personal: Paciencia.

Una canción: Eres tú de Mocedades.

Un sabor: El plátano maduro.

Un amuleto: El rosario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s