Recorrido por Los Galpones / Arte, arte y más arte (2015)

Los Galpones (2)

Matas de mangos cargadas de frutos, galerías repletas de pinturas y esculturas, buenos libros y una sala de cine enmarcada por la noche caraqueña, me recibieron durante un placentero recorrido por este centro cultural  

Fotografía ANDREA DI STEFANO / ARCHIVO

Propuestas visuales, gastronómicas, literarias y cinematográficas integran la programación que semana a semana deleita a quienes visitan el Centro de Arte Los Galpones, ubicado en Los Chorros; un verdadero remanso para disfrutar de una amplia oferta cultural en un ambiente tan grato que nos hace olvidar que vivimos en un país convulsionado hasta los tuétanos. Un sitio para enamorarse de la ciudad, de la lectura, del arte.

Construidos en 1943 por el ingeniero Melchor Centeno Vallenilla para darle rienda suelta a su creatividad científica, con el pasar de los años estas edificaciones fueron legadas al arte, primero como talleres de artistas, y a partir de 2005 como espacio dedicado a manifestaciones de actualidad bajo el nombre de Periférico Caracas / Arte Contemporáneo. En el 2008, comienza el proyecto de acondicionamiento de los galpones, aproximadamente dos mil metros cuadrados, en donde actualmente hacen vida 15 edificaciones dedicadas a las artes, la literatura y el diseño; más una terraza para eventos al aire libre y el disfrute del paisajismo.

Todo esto enmarcado por el color verde gracias a la presencia de muchísimas plantas y más de 40 centenarios árboles de mango que por estos días se encuentran cargados de frutos. El sábado, día de mi recorrido, uno que otro visitante tuvo la suerte de toparse con uno en su punto de madures, perfecto para ser degustado.

De todo para todos

DSC_0170

El abanico de opciones del Centro de Arte Los Galpones es bastante amplio y se deja ver en múltiples áreas concebidas para fines específicos. En mi reciente visita disfruté en primer lugar de Selección = Relación en Espacio  Monitor, galería fundada con el propósito de apoyar e incentivar la creación visual contemporánea. La muestra, con 21 obras de varios artistas, consta de cuatro áreas en las que se agrupan diferentes tendencias: la exploración de líneas desde el blanco, la investigación geométrica y del color, la mancha, y la representación de conceptos a través de la materia. El público podrá disfrutarla hasta el próximo 6 de septiembre.

Escarabajos elaborados en alambre me esperaban en el galpón siguiente. Reliquias personales, de Ángel Marcano, es una muestra de insectos que representan los recuerdos y anécdotas a través de lo que este artista venezolano llama “dibujos tridimensionales”. Las piezas se alzan en el espacio con líneas que se entrecruzan, como si una gran red contuviera a una materia imaginaria y solo pudiera revelar los bordes de las formas. Estará abierta hasta el 2 de agosto en la galería D`Museo.

En Oficina #1 tuvo lugar la charla “Mundo Nenia: sus huellas y sus tiempos” a propósito de la exposición Mundo Nenia. Gerd Leufert 1914-2014, muestra conmemorativa dedicada a mostrar y reflexionar sobre el tema visual de las nenias, figuras desarrolladas como tema por el artista y diseñador Gerd Leufert (Lituania 1914 – Venezuela 1998) en los primeros años de la década de 1960. La sala, a pesar del calor, estaba prácticamente llena. La instalación está compuesta por ocho nenias inéditas concebidas por Álvaro Sotillo, un registro fotográfico de Ricardo Armas de la exposición Nenias (Museo de Bellas Artes, 1985), y el “Archivo Nenia. Una reconstrucción”. Podrá disfrutarse hasta el 23 de agosto.

Entre libros

Mi siguiente parada fue en la librería Kalathos. En este templo de la lectura comandado por David Malaver, su sonriente equipo de trabajo y un gato negro que de cuando en cuando se deja ver, invitan a olvidarse de los absorbentes smartphones, a leer un libro y disfrutar de un buen café. El sitio ideal para hacerlo es su grata y fresca terraza.

kalathos1

Tan solo unas horas antes de mi llegada tuvo lugar la presentación del poemario Caracas mortal de Claudia Noguera Penso (Oscar Todtmann Editores), con palabras de Milagros Socorro, quien a juzgar por los buenos comentarios de los presentes, estuvo, como siempre, a la altura. El libro en cuestión se presenta como una bitácora de viaje errante por nuestra ciudad capital. Estos versos me gustaron:

Ayer volé por la ciudad

Se sentía el olor a piña, lechosa, mango, guayaba

A verdura fresca

A sol y verdes de todos los tonos

La escritora y poeta Jacqueline Goldberg también estaba en la librería y no perdí la oportunidad de husmear para conocer los tres libros que compró: Paludes del francés André Gibé, Premio nobel de Literatura en 1947; Otobiografías del pensador y filósofo argelino Jacques Derrida, y Ese maldito yo del escritor y filósofo rumano E.M. Cioran. Puro lomito.

Un cierre a cielo abierto

Lo mejor de mi paseo por Los Galpones fue el cierre. Disfrutar de una buena película echado en el césped, acompañado por el canto de las chicharras y las luces intermitentes de las luciérnagas mientras la noche, sin peligro alguno, se apoderaba de Caracas, me resultó más que placentero. Esta iniciativa conocida como cine a cielo abierto cuenta con la curaduría de Camilo Cortez, profesional del cine y la televisión, quien con buen ojo selecciona cintas que se alejan de las propuestas de los grandes estudios hollywoodenses. La de esa noche fue la comedia francesa Gemma Bovery. Deliciosa. Para conocer la programación lo ideal es seguir las cuentas de Twitter @cinemagarage y @losgalpones. Se presenta todos los sábados a las 6.30 pm.

cine a ielo

La gente llega desde muy temprano con sus sillas playeras, mantas y cojines para reservar su puesto en el jardín central. Algunos disfrutan de sandwichs y bebidas convirtiendo la experiencia en un picnic bajo la luz de la luna; hay quienes llevan su botella de espumante, lo imperdonable es que lo sirvan en vasos y no en copas aflautadas como los dioses del placer lo  mandan. Otros compran las delicias que ofrece Bon Appèti Café: Pays de chocolate, guayaba, arequipe y limón; smotties de cambur y mango, piña y fresa, parchita, cambur y mango, y  limonada con hierbabuena; panes artesanales de orégano, parmesano, e integral; y sus frappuccinos, mezcla de café con rico toque de chocolate mezclado con hielo y leche. También venden las infaltables cotufas.

Coordenadas

Centro de Arte Los Galpones

Octava Transversal con Avenida Ávila

Los Chorros, Caracas

Telf. 0212 285 4394 / 286 1297

http://www.centrodeartelosgalpones.com

Twitter @losgalpones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s