Ese prodigio llamado Zapata

Pedro León fotografiado por Roberto Mata en 1988 C

Una exposición con pinturas inspiradas en óperas y boleros sirvió de marco para celebrar el talento de uno de los grandes intelectuales de nuestro tiempo. Su obra, desplegada en lienzos, murales, libros, teatros y en la prensa escrita, está destinada a lo eterno

Escribe ALEJANDRO CELEDÓN MENDOZA

Fotografía CORTESÍA / ARCHIVO / ROBERTO MATA

La mejor forma de reconocer el trabajo de un artista es disfrutando su obra. En el caso de Pedro León Zapata, el bien llamado maestro, las posibilidades son muchas, pues nos encontramos frente a un hombre como pocos: pintor, caricaturista, humorista, escritor, docente, teatrero; pero sobre todo, un intelectual. Observador de nuestro tiempo, registró el acontecer de la Venezuela contemporánea en cada uno de los trazos que día tras día, por medio siglo, publicó en la página de opinión del diario El Nacional. Estamos hablando de más 18 mil caricaturas, acompañadas por frases contundentes, duras, reales, acertadas, lapidarias; incluso en sus últimos años de vida a pesar de las limitadas condiciones de su cuerpo, afectado por una carencia de oxígeno tras una cirugía a corazón abierto. Mara, su esposa y madre de sus hijos, le leía los periódicos y escuchaba paciente mientras él le dictaba, letra por letra, el texto que completaría sus famosos “Zapatazos”. Así fue hasta el 6 de febrero, cuando a los 85 años partió del mundo de los vivos para confirmar su bien merecida inmortalidad.

A pocos meses de su fallecimiento, sus muchos seguidores cayeron rendidos ante una nueva muestra de su creatividad. Zapata fue recientemente recordado con “Boleros y óperas”; exposición que se presentó en los gratos espacios de la Galería Utopía 19 del pueblo de El Hatillo, conformada por más de 60 obras en los que el Maestro, un apasionado de la música, recreó personajes y situaciones en torno al amor y el desamor, la ilusión y el despecho, los suspiros y el desgarro. Allí estaban Shakespeare y Verdi, talentosos del melodrama, y también se podía descubrir, entre cuadro y cuadro, los arrebatos a todo gañote de La Lupe y los versos de los poemas cantados que escribió Agustín Lara, mejor conocido como “el flaco de oro”. Corazones partidos y ensartados por tenedores, senos turgentes y erectos, hombres descabezados, puñales ensangrentados, damiselas alegres y tristes, protagonizan pinturas y dibujos con títulos incitantes como Nostalgia, Perfume de mujer, Si tú te vas, Valquiria y Luna de mujer, entre otros.

Boleros y operas (2) c

Un melómano discreto

Pueda que ha muchos sorprenda este gusto de Zapata por la música. Liliana, hija menor del artista, lo recuerda pintando en la terraza del apartamento donde vivían, siempre acompañado de canciones a todo volumen. Mara comenta que su interés no era conocer del arte de armonizar sonidos y silencios, sino simplemente disfrutarlo. Salsa, merengue y jazz eran sus ritmos favoritos, pero sobre todo óperas y boleros. Entre 2007 y 2008, cuando decidió pintar estos dos últimos géneros, ya tenía en mente las muchas actividades que acompañarían esta muestra. Dando cumplimiento a sus deseos, familiares, amigos, la Galería Utopía 19, la Alcaldía de El Hatillo y la Fundación Seguros Caracas unieron esfuerzos para celebrar así la vida y obra del Maestro.

Para Antonio Constante, intelectual y hombre de la cultura, la atracción de Zapata hacia la ópera se fundamenta en la condición de teatro total que este género presenta “con sus pasiones hiperbólicas, sus posibilidades visuales, su fantasía, sus situaciones absurdas, surrealistas, que dan tanto pié para el humor”. En cuanto al bolero, César Miguel Rondón, periodista y melómano, dice que el interés le viene desde sus años de estudio en México hasta convertirse en un tema recurrente, y recuerda una extraordinaria Cátedra del Humor dedicada al bolero en la década de los 80 en el Aula Magna de la UCV, con un libreto de lujo escrito por Salvador Garmendia, en la que acompañado por Morella Muñoz, Miguel Delgado Estévez y otros más, Pedro León deleitó al público hasta rabiar.

Su legado

Hablar del legado de Zapata es acercase a una obra sumamente rica y versátil. Se paseó con propiedad por muchos frentes: escribió, hizo teatro, pintó a grande y pequeña escala, enseñó. Pensó y sufrió al país; lo retrató como nadie. Una de sus obras más destacadas es “Conductores de Venezuela” (1999), gigantesco mural de más de 1.500 metros cuadrados de superficie, compuesto por 40.000 lozas de 20×20 centímetros, que engalana parte de la cara norte de la Universidad Central de Venezuela en Caracas. Se trata de una caricatura en la que Simón Bolívar, José María Vargas, Simón Rodríguez, Armando Reverón y Teresa de La Parra aparecen frente al volante. La idea, comentaría el artista en una entrevista concedida a la revista Estampas, era ofrecer una suerte de espejo público para dar a entender que la nación debe ser conducida con el mismo cuidado con el que se maneja un carro.

Mural “Conductores de Venezuela” c

Y fue justamente Venezuela su tema más recurrente. Siempre atento al diario acontecer para ofrecer, como bien dijo Rondón: “La mejor crónica de lo vivido en estos últimos cincuenta años… en sus insuperables Zapatazos”. El politólogo y humorista Laureano Márquez destaca, entre las muchas virtudes de quien fuera su colega y amigo, “su honestidad, lo comprometido que estaba con sus ideas, la seriedad con la que asumía su rol de caricaturista para decir cosas tan importantes”.

También hay que hablar de Zapata como ser humano, esposo, padre y amigo. Para Liliana, la menor de sus hijas, fue una dicha disfrutar de un papá tan consentidor y respetuoso que le enseñó, desde pequeña, a pensar por sí misma, a tomar sus propias decisiones y a respetar la opinión de los otros. “Me siento orgullosa de él no solo por el gran artista que fue sino por la calidad de su persona. Era un ser humano excepcional”, destacó.

“Yo me enamoré primero de sus manos”, confiesa Mara, su fiel compañera. ”Era un dibujante prodigioso”. Por casi 33 años compartió su vida con Zapata, no solo como pareja sino también como colegas en la página humorística “El cojo ilustrado”, que completaba la edición dominical de El Nacional. Ella destaca la firme posición del artista ante el poder: “Zapata siempre criticó al poder. Los gobernantes no siempre lo hacen bien, y para eso están el periodismo y el humor, para denunciar. El criticó a los adecos, a los copeyanos y a los chavistas con la misma intensidad”.

Ante las incontables muestras de afecto por la muerte del Maestro, dice sentirse sumamente conmovida. “Eso nos obliga a preservar su obra para que se mantenga en el tiempo. No lo hemos concretado todavía, pero nos gustaría crear un museo con sus caricaturas”, adelanta. Idea que Laureano considera justa y necesaria: “Cuando las futuras generaciones vean sus Zapatazos podrán descubrir el país que vivimos. Su obra está destinada a lo eterno”.

Todo El Hatillo para Zapata

La exposición “Óperas y boleros” fue la excusa para que todo el pueblo de El Hatillo celebrara a Zapata. La hedonista Galería Utopía 19 ofreció un ambiente 100% dedicado al artista; sus dibujos se dejaron ver en los envoltorios de las barras de chocolate, edición limitada, elaboradas por Mantuano Chocolate para la ocasión, y también en el tapizado de las sillas del restaurante donde los comensales disfrutaron de un menú diseñado y dedicado a Zapata con platos de sugerentes nombres como “Entrada en escena” y “Zapatazo al horno en salsa cherry”.

En la misma galería se desarrollaran tertulias que abarcaron las distintas facetas de Zapata, en las voces de allegados y expertos como Ildemaro Torres, Faitha Nahmens y Rayma Suprani. Valentina Quintero y Miguel Delgado Estévez hicieron sus “Cuentos de camino” desde la Plaza Bolívar, donde también tuvo lugar un concierto de Los Hermanos Naturales. “La Cátedra del Humor” volvió, en el Anfiteatro, con la participación de Laureano Márquez, Héctor Manrique, Pimpi Santisteban, Claudio Nazoa, Carlos Jorges y también Estévez. El cierre de la exposición contó con la participación del periodista César Miguel Rondón.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s