Edo Sanabria / Militante de la inconformidad

Edo La Barra EDITADA comp

Su coqueteo con el dibujo lo comenzó desde muy niño. Hoy es reconocido como uno de los grandes caricaturistas del país gracias a un estilo pop que él equipara con “una bocanada de aire”. Su exposición “Conductores de un país 2”, en homenaje al maestro Zapata, es un acercamiento a la plástica en el que retrata a 25 figuras venezolanas emblemáticas

Fotografía JAIRO RIVERO

Barra GALERÍA UTOPÍA 19, EL HATILLO

¿Cómo comenzó esa pasión por la caricatura?

Me pongo a recordar y desde que tengo uso de razón siempre he dibujado.

 ¿Qué pretendes con tus caricaturas?

Creo que un artista siempre debe ser inconforme. Quiero ir más allá de la simple caricatura, adentrarme en la plástica, probar nuevos caminos.

 ¿Y qué le dices a quienes consideran que la caricatura no es arte?

Puedo mencionar dos nombres: Picasso y Toulouse Lautrec. La caricatura es un arte subestimado.

¿Tienes un maestro?

El primero es Pedro León Zapata; por él yo me hice caricaturista. De afuera tengo muchos: Hermenegildo Sabat, Sebastian Kruger, entre otros.

¿Qué caricaturista venezolano admiras y por qué?

Roberto Weil. Es un grande. Extraordinario.

¿Las musas siempre te acompañan o toca invocarlas?

No llegan tan fácil como uno quisiera. Igual hay que pintar todos los días, de ocho a nueve horas diarias.

¿Cómo te llevas con la hoja en blanco?

Por lo general me llevo bien, aunque hay ocasiones en que no fluye nada. Toca hacer otras cosas y luego volver más despejado.

¿Qué sientes cuando ves tus trabajos expuestos en galerías?

A veces no me lo creo. Lo intuyo cuando otros empiezan a comentar lo que estoy haciendo.

La línea que divide al humor inteligente de la burla es muy delgada, ¿cuál es el límite?

Es algo muy subjetivo, depende de la visión que cada quien tenga. Lo que sí trato es de ser enemigo de lo obvio.

¿Te has autocensurado?

Hasta ahora no, más sí tengo ciertos códigos que trato de no romper. No me meto con la orientación sexual, religión o raza de una persona.

La caricatura siempre se asocia con humor, sin embargo hay quienes se la toman muy en serio. La ven incluso como una amenaza.

La relación del humor gráfico político con el poder jamás ha sido buena, y así debe ser porque su esencia no es dar lisonja. El humor también es un espejo, donde reflejas al poderoso o a la sociedad tal como son.

¿Sientes temor ante una posible acción en tu contra?

Siempre. Hay amenazas por Twitter, insultos, pero trato de no pensar en eso y enfocarme en mi trabajo.

Cada vez quedan menos espacios, ¿cuál crees que es el camino?

Por un lado están los espacios tradicionales que el poder ha censurado, y por el otro las redes sociales que han sido una bendición.

Una palabra que resuma el estilo Edo.

Me cuesta mucho hablar de mi trabajo. Creo que es muy pop, como una bocanada de aire fresco.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s