Rania de Jordania Soberana del glamour (2014)

RetocadaQueenRania C

Su belleza y su elegancia, virtudes que no pasaron desapercibidas más allá de las fronteras de su país, le ha permitido ser considerada una de las mujeres más elegantes del planeta

Fotografía ARCHIVO – AFP

 Nunca imaginó Rania Al-Yassin (Kuwait, 1970) cuando era empleada de Apple en Ammán, que terminaría siendo una de las reinas más glamorosas del orbe. Su historia inicia en enero de 1993, cuando conoció en una fiesta a quien para ese momento era príncipe heredero de Jordania, Abdullah bin Al-Hussein, hoy rey. Dos meses más tarde de la fiesta la pareja anunció su relación y el 10 de junio de 1993 se casaron. El matrimonio tuvo cuatro hijos, dos siendo príncipes: Hussein (1994) e Iman (1996); y dos más siendo reyes: Salma (2000) y Hashem (2005).

 La reina más joven del mundo

Abdullah bin Al-Hussein se convirtió en Rey el 7 de febrero de 1999, pero Rania tuvo que esperar a marzo del mismo año para ser proclamada reina por su esposo; sin esa proclamación habría ostentado el título de princesa consorte. Rania se convertía así en la reina más joven del mundo con apenas 29 años. La kuwaitiana, de padres palestinos de Tulkarm y única hija en una familia de tres hermanos, estudió Administración en la American University de El Cairo. Tras graduarse en 1991, trabajó en Citigroup y luego en Apple en la capital jordana.

Desde que es reina desempeña una serie de actividades centradas en los derechos de la mujer y de los niños, y representa a Jordania en visitas oficiales y eventos fuera del país. Tras su proclamación, también recibió de su esposo el rango honorario de coronel de las Fuerzas Armadas Reales de Jordania el 9 de junio de 2004. Pero lo que más llamó la atención sobre la nueva reina fue su belleza y su elegancia, virtudes que no pasaron desapercibidas más allá de las fronteras de su país, al punto de ser considerada una de las mujeres más elegantes del planeta. En 2005 fue nombrada la tercera dama más bella del mundo por la revista Harpers and Queen. También se encuentra en la lista de las 100 mujeres más poderosas del mundo según Forbes.

Dentro de sus muchas apariciones públicas a lo largo de su reinado, una de las más destacadas fue la entrevista para el programa de televisión de Oprah Winfrey el 17 de mayo de 2006, donde habló sobre las ideas equivocadas sobre el Islam y sobre el rol de la mujer en esa religión, entre otras temas.

Cambio de imagen

Pero todo el glamour que rodeaba a la reina se esfumó en parte con la llamada “primavera árabe”. Cuando estalló la revolución se quedó en un discreto segundo plano, manteniendo un autoimpuesto perfil bajo, poco acorde con la imagen que había ofrecido hasta entonces. En una entrevista a la cadena de televisión Al-Arabiya, Rania se refirió a las llamadas primaveras árabes y afirmó que “lo que está claro, sin ninguna duda, es que la democracia es la solución, aunque no sea fácil, porque es un proceso acumulativo, en el que cada fase se construye sobre la anterior y ninguna fase puede ser omitida sin pagar un precio”. También abordó sin tapujos la necesidad de combatir en Occidente la imagen estereotipada del Islam “como una religión de odio y de violencia”, cuando “para millones de musulmanes es una religión de valores humanos y principios de bondad”.

Superados los primeros efectos de los levantamientos, Rania retornó pero dando un vuelco a su estilo. Atrás quedaron los elegantes trajes de cóctel combinados con caros diamantes, las entrevistas glamurosas y las fotografías con estrellas de la televisión norteamericana. La nueva Rania de Jordania se deja ver ahora en conferencias internacionales sobre asuntos como la pobreza o el cambio climático. Además, evita vestirse de manera ostentosa y, cuando es posible, luce el ‘caftán’ típico jordano.

Image5 c

La manzana de la discordia

Mas la población sigue dividida. Hay quienes la defienden y argumentan lo mucho que ha hecho Rania por Jordania; recuerdan el trabajo realizado en organizaciones benéficas, y también su imagen que sirve de atractivo para el turismo internacional. Además, se le otorga el mérito de haber conseguido la legalización del divorcio, junto a su aporte para que la tasa de  alfabetización se eleve hasta el 92%, todo esto entre un población altamente conservadora.

Pero los detractores, que se arriesgan a penas de tres años de cárcel por criticar a la familia real, no ocultan el malestar que les provoca la reina. No entienden cómo puede acudir a Estados Unidos con regularidad para vestirse a la moda. Se calcula que la reina ha llegado a gastar hasta dos millones de euros en ropa y peluquería anualmente. La procedencia palestina de Rania se añade a las críticas. Se llega al extremo de pedir que el rey Abdalá se busque otra mujer más arraigada al territorio jordano. Durante las revueltas populares, 36 tribus emitieron un comunicado donde tachaban a Rania como peligro para la nación e invitaban al rey a frenar las interferencias venidas de personas sin poder ejecutivo, en claras referencias a Rania, y para evitar lo sucedido en Túnez y Egipto, añadían. Todo ello ha coincidido con rumores de divorcio, el último en febrero de 2011.

Las críticas no han sido el único motivo de que la actividad de Rania se haya ido limitando a lo largo de los tiempos, también ha habido razones de salud. El 26 de septiembre de 2010 fue intervenida quirúrgicamente en Nueva York para someterse a una operación en el corazón, de la que salió recuperada.

Una reina 2.0

Siguiendo el ejemplo de otros miembros de la realeza, Rania de Jordania, que hace algún tiempo ya creó una cuenta en Twitter, en la que cuenta con más de tres millones de followers, amplía su presencia en las redes sociales con su cuenta en Instagram, donde tiene ya más de 5.600 seguidores. Bajo el user @QueenRania, la soberana abrió su perfil compartiendo fotos relacionadas con su papel institucional y, sobre todo, de su álbum familiar, entre ellas, la que ella misma define como «Mi favorita», una imagen tomada hace once años en la que aparece su esposo, el rey Abdullah, con tres de sus hijos sobre los hombros. Para inaugurar su cuenta, sin embargo, Rania de Jordania ha querido rendir un nuevo homenaje al recientemente fallecido Nelson Mandela, colgando varias fotos de su multitudinaria despedida en Johannesburgo, así como una imagen del encuentro que mantuvo hace algún tiempo con el expresidente sudafricano.

“Existe una Rania reina -precisó-, pero también está la Rania madre, hija, amiga y esposa. Y en todos esos roles, no me distingo de las otras mujeres; comparto los mismos temores, los mismos retos y las mismas preocupaciones”. De su vida familiar con el rey Abdulá II y sus cuatro hijos, contó que “la mesa de la cena nos reúne a todos” y que los fines de semana “siempre comemos juntos y el rey disfruta viendo partidos de fútbol y otros programas por la televisión con los niños”.

 (10-04-2014).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s