Nunca jamás

Cada año el mundo recuerda uno de los peores actos de genocidio ejecutados en la historia de la humanidad, la muerte de seis millones de judíos aniquilados por el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial, para mostrar a las nuevas generaciones la realidad histórica de tan repudiable hecho

Fotografía ARCHIVO

 El pasado 27 de enero, a tan solo tres días de cumplirse 80 años de la trágica llegada al poder de Adolf Hitler, la canciller alemana Angela Merkel en ocasión de la conmemoración del Día de la memoria por las víctimas del Holocausto, afirmó que su país “tiene una responsabilidad eterna por los crímenes del nacionalsocialismo, la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto”. Estas declaraciones ratifican el compromiso de la nación germana por preservar en la memoria tan lamentables hechos, evitar que vuelvan a ocurrir y manifestar su solidaridad con el Estado y el pueblo de Israel.

 Fue el 1º de noviembre de 2005, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) designó este día para conmemorar la memoria de las víctimas del Holocausto. El entonces Secretario General de ese organismo, Kofi Annan, declaró que este acto genocida fue una “atrocidad sin igual” que no puede simplemente relegarse al pasado y olvidarla; agregó además que la ONU tiene la responsabilidad sagrada de combatir el odio y la intolerancia. “Si las Naciones Unidas no están a la vanguardia de la lucha contra el antisemitismo y otras formas de racismo, niegan su historia y socavan su futuro”, enfatizó.

Visita del papa Benedicto XVI a Auschwitz

Visita del papa Benedicto XVI a Auschwitz

 

Una enseñanza para la humanidad

Todavía está fresca en la memoria de muchos la imagen de un encorvado Juan Pablo II, líder religioso de mil millones de católicos, apoyado frente al Muro de los Lamentos en Jerusalén leyendo una plegaria en el que volvía a pedir perdón a los judíos por los males causados en su contra. “Estamos profundamente afligidos por el comportamiento de aquellos que, en el curso de la historia, hicieron sufrir a vuestros hijos y os pedimos vuestro perdón. Deseamos comprometernos en una auténtica fraternidad con el pueblo del Libro”, fueron parte de las palabras leídas por el Papa en el 2000.

 Seis años más tarde, el alemán Benedicto XVI, quien durante su adolescencia estuvo enrolado en las Juventudes Hitlerianas, visitó el antiguo campo de exterminio nazi de Auschwitz, en Polonia. A su llegada, oró ante el llamado “muro de la muerte”, uno de los paredones donde los nazis fusilaron a miles de personas. “¿Por qué, Señor, permaneciste callado?, ¿cómo pudiste tolerar todo esto?”, se preguntó luego el Pontífice en su discurso pronunciado en italiano. En 2009 y ante la postura de negación del Holocausto asumida incluso por líderes de la misma Iglesia Católica, el hoy papa emérito afirmó tajante: “El odio y el desprecio por los hombres, las mujeres y los niños que puso en evidencia el Holocausto fueron un crimen contra Dios y la humanidad”.

Gente de todas la nacionalidades visita anualmente los campos de concentración

Gente de todas la nacionalidades visita anualmente los campos de concentración

 

Los judíos en Venezuela

Según reseñan los diarios nacionales de la época, en 1939 arribó a las costas venezolanas el Caribia, barco que días antes había zarpado de Hamburgo con un contingente de judíos. Hitler con esta acción quería probar ante el mundo que ningún país los recibiría y en efecto parecía que así sería. Tras la negativa de Brasil y la Guayana Inglesa la embarcación permaneció cuatro días anclada en el puerto de La Guaira sin que el gobierno del general Eleazar López Contreras les permitiera desembarcar. De allí, siguiendo la ruta de navegación, se dirigieron a Puerto Cabello; sus habitantes de manera espontánea les llevaron frutas a los agotados viajeros mientras los aplaudían y aclamaban. A las ocho de la noche, finalizado el plazo de espera, el capitán zarpó de regreso a la ensangrentada Europa con la desesperanza de sus ocupantes que veían frustrada así la posibilidad de escapar a su trágico destino.

 Dos horas después la sala de comunicaciones del Caribia recibió la autorización de asilo. Tras mucho rogar, las súplicas fueron oídas por el oficial de la Gestapo y emprendió el retorno. Ante la oscuridad de la noche, los habitantes de Puerto Cabello prendieron las luces de sus casas y situaron carros con los faros encendidos mientras tocaban cornetas para recibir con el jolgorio propio del pueblo venezolano a los reconfortados y agradecidos judíos. La bienvenida terminó con una improvisada fiesta.

 Desde su llegada al país, durante y después de la Segunda Guerra Mundial, la comunidad judía ha formado parte importante de nuestra sociedad. Nombres como el de Baruj Benacerraf, eminente inmunólogo, único premio Nobel venezolano en la rama de la medicina; el médico cancerólogo Dr. Rubén Merenfeld, promotor y presidente de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela; Isaac Chocrón, en el área de las letras; Margot Benacerraf en el cine, el siempre recordado Amador Bendayán en el ámbito del espectáculo por solo mencionar algunos, han contribuido con su talento, trabajo y esfuerzo al desarrollo del país.

 La historiadora y política Paulina Gamus, en su conferencia “La comunidad judía en Venezuela: Distintas culturas, una sola fe”, que dicta cada año en la Cátedra de Judaísmo Contemporáneo y sobre la Shoá, en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, afirma: “Desde los tiempos bíblicos, ninguna comunidad judía se organiza sin constituir instituciones o instaurar mecanismos para ayudar al prójimo en sus necesidades básicas. Los judíos venezolanos no han sido la excepción”. Y rememora como su padre, un judío nativo de Alepo, Siria expresaba su gratitud por esta tierra de gracia “con un gesto que sin palabras lo decía todo: Cada ocasión festiva en el seno familiar, la celebraba paseando la bandera nacional por toda la casa y entonando, con su acento árabe, el Gloria al Bravo Pueblo”.

 Educación y leyes

El por qué de tan abominable hecho es una interrogante que todavía sigue vigente. El Embajador de Alemania en nuestro país, Walter J. Lindner, en declaraciones ofrecidas al diario El Universal el 17 de febrero el presente año afirmó: “Siempre queda una pregunta para mí. ¿Por qué fue posible? Eso es muy difícil de explicar y todavía no se puede explicar muy bien. Esa es la deuda o la responsabilidad de los alemanes, acordarse siempre y sacar las lecciones”. El representante diplomático agregó que el conocimiento y la divulgación de los hechos son en parte la clave para evitar que el mundo viva otra experiencia como la del Holocausto. “El papel de la educación es muy importante. La tarea es una lucha cotidiana, donde la educación y la legislación toman rol vital para combatir las expresiones extremistas”, enfatizó el embajador.

Ana Frank

Ana Frank

 

La casa de atrás

Bajo el título de El diario de Ana Frank se conoce la edición de los diarios personales escritos por la niña judía Annelies Marie Frank en los que relata sus vivencias durante los más de dos años que estuvo oculta con su familia y otras personas en “la casa de atrás”, una buhardilla de unos almacenes de Ámsterdam durante la ocupación nazi de Holanda. El 4 de agosto de 1944, unos vecinos delataron a los ocho escondidos y ese mismo día fueron enviados a diferentes campos de concentración. Ana y su hermana mayor murieron víctimas de una epidemia de tifus en 1945 en los campos de Bergen-Belsen, Alemania. Su padre, Otto Frank, el único sobreviviente, a su regresó a Ámsterdam recibió el diario de su hija de manos de una de las personas que los había ayudado a esconderse. En 1947, según el deseo de Ana, se publica el diario que desde entonces se ha convertido en uno de los libros más leídos en todo el mundo.

 Exilio a la vida

Editados por la Comisión de Unión Israelita de Caracas, los tres tomos de Exilio a la Vida integran una colección de relatos donde se presentan las historias de quienes vivieron los miedos, soledades y huidas durante la Segunda Guerra Mundial, víctimas del nazismo en diversos países de Europa, y cómo lograron sobrevivir y hacer vida en Venezuela, donde rehicieron sus vidas y se insertaron en la sociedad, contribuyendo con su esfuerzo y conocimientos a grandes logros en diversos ámbitos de nuestro país.

La trágica “Solución Final”

Como Holocausto o Solución Final de la cuestión judía, si se utiliza la terminología del nazismo, se conoce el intento de aniquilar totalmente a la población judía de Europa que culminó con la muerte de unos seis millones utilizando métodos como la asfixia por gas venenoso, los disparos, el ahorcamiento, los golpes, los trabajos forzados y el hambre. Si bien las políticas criminales contra los judíos venían desarrollándose desde mucho antes, fue en 1942 cuando se conceptualizó como política de estado bajo el diseño y la organización administrativa de Heinrich Himmler, aupado por el discurso antisemita de Adolf Hitler quien lo nombró Comisario del Reich para la Defensa y Reforzamiento de la Raza Alemana.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s