Más allá de los golpes

image201012170001 c

La violencia contra la mujer constituye una violación de derechos humanos y libertades fundamentales que se manifiesta de diversas formas causando graves consecuencias físicas y psicológicas; en ocasiones puede incluso poner en riesgo su vida

Fotografía ARCHIVO

 La violencia contra la mujer, sea violencia de pareja o violencia sexual, constituye un importante problema de salud pública y una violación de los derechos humanos. Según un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en varios países durante 2011, entre un 15% y un 71% de las mujeres refirieron haber sufrido en algún momento violencia física o sexual por parte de su pareja. Según las Naciones Unidas (ONU) la violencia contra la mujer es “todo acto de agresión basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la privada”.  De lo anterior se deduce que contrario a lo que la gran mayoría de las personas piensan, la violencia de género no implica únicamente el maltrato físico, una mujer puede ser agredida sin llegar a ser tocada.

 Estas formas de violencia producen problemas de salud física, mental, sexual, reproductiva y de otra índole. También repercute de manera negativa en los hogares donde existen niños. Según el psicólogo Carlos Alejandro Vique de Salud Chacao, los niños que crecen en familias en las que se presentan actos de violencia de pareja pueden sufrir trastornos conductuales y emocionales que pueden asociarse al padecimiento de actos de violencia en fases posteriores de su vida. Estudios de la OMS informan que la violencia de pareja también se ha asociado a mayores tasas de mortalidad y morbilidad en los menores de cinco años (por ejemplo, por enfermedades diarreicas y malnutrición).

j0430489 c

Ciclos de violencia

Según la doctora en Psicología Lenore Walker, directora del Domestic Violence Institut en Florida, Estados Unidos, existe lo que se conoce como el ciclo de la violencia; éste comienza con una primera fase de Acumulación de la Tensión, en la que la víctima percibe claramente cómo el agresor se vuelve más susceptible, respondiendo con más agresividad y encontrando motivos de conflicto en cada situación. El segunda ciclo es el Estallido de la Tensión, en el que la violencia finalmente explota, dando lugar a la agresión. En la tercera fase, denominada de “Luna de Miel” o Arrepentimiento, el agresor pide disculpas a la víctima, hace regalos y muestra arrepentimiento. Esta fase va reduciéndose con el tiempo, siendo cada vez más breve y llegando a desaparecer. Este ciclo, en el que al castigo (agresión) le sigue la expresión de arrepentimiento que mantiene la ilusión del cambio, explica, en ocasiones, la continuidad de la relación por parte de la mujer. En otros casos es la dependencia económica lo que obliga a la mujer a mantenerse cerca de su agresor, así lo explica la psicopedagoga Sandra Krygier, directora del Programa Ángel de la Guarda, desarrollado desde hace dos años por la Fundación Amigo del Niño que Amerita Protección (Fundana) precisamente para atender casos en los que el riesgo de muerte de la víctima es inminente.

violencia-domestica c

¿Se puede prevenir?

Para Vique actualmente hay pocas formas eficaces de prevenir la violencia de género y agrega que “son necesarios más recursos para reforzar la prevención primaria de la violencia de pareja y de la violencia sexual, es decir, para impedir que se produzca el primer episodio”. Según las Naciones Unidas, la estrategia de prevención primaria de la violencia de pareja que cuenta con mejores pruebas de eficacia son los programas escolares en las relaciones de noviazgo entre adolescentes; sin embargo, todavía no se ha evaluado su utilización en entornos con escasos recursos. También se están obteniendo pruebas de la eficacia de otras estrategias como la formación, desde las aulas, en materia de igualdad de género, las que fomentan la comunicación y las relaciones interpersonales dentro de la comunidad, las que reducen el acceso al alcohol y su consumo nocivo, o las que tratan de cambiar las normas culturales de género.

Para lograr cambios duraderos es necesario la promulgación y aplicación efectiva de leyes así como la formulación de políticas que protejan a la mujer, luchen contra la discriminación, fomenten la igualdad de género, y ayuden a fomentar una cultura de no violencia.

A dónde acudir

Amnistía Internacional

0212 79313 18 / http://amnistia.me

Centro de Formación Ángel de la Guarda

0424 122 64 50

Nomasviolencia.org.ve

0412 728 66 55 / http://nomasviolencia.org.ve

Instituto Nacional de la Mujer

0-800 MUJERES: 0-800-6853737

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de violencia de pareja y violencia sexual son de carácter individual, familiar, comunitario y social. Algunos de estos son:

  • El bajo nivel educativo (autores y víctimas)
  • La exposición al maltrato infantil (autores y víctimas)
  • La vivencia de la violencia entre los progenitores (autores y víctimas)
  • El trastorno de personalidad antisocial (autores)
  • El consumo nocivo de alcohol (autores y víctimas)
  • El hecho de que los hombres tengan múltiples parejas o de que su pareja sospeche que le son infieles (autores y víctimas);
  • Las actitudes de aceptación de la violencia (autores y víctimas)

(Fuente ONU-Mujer)

Síntomas de que algo anda mal

Ciertas conductas pueden alertar que se está frente a un potencial agresor:

– Es celoso, se imagina que la esposa le es infiel, aísla a su pareja y controla todos sus movimientos.

– Muchas veces tiene doble identidad, mientras se muestra agresivo en la casa, es ‘’bueno’’ con otras personas.

– Puede tener o haber tenido problemas con la ley.

– Se enfurece fácilmente y proyecta sus propios errores a su compañera.

– No toma responsabilidad de sus acciones.

– Tuvo una mala niñez, por lo que se pone agresivo con sus hijos cuando estos hacen alguna “travesura’’.

– Tiene tendencia a negar el abuso, lo minimiza y a veces ni se acuerda. Es egoísta, ignora los sentimientos de los demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s