Proyecto Madrid Rio, verde y concreto en perfecta armonía

Un complejo arquitectónico construido a lo largo del río Manzanares en la capital española, la ubicó en el ranking de las 10 ciudades más habitables del planeta
Fotografía CORTESIA AYUNTAMIENTO DE MADRID
Madrid asumió el reto. La capital española se propuso en 2003 construir un ambicioso proyecto de remodelación urbana que permitiera transformar la M30, una de las principales vías de circunvalación construida a finales de los años 60, en un espacio integrador de la ciudad. Al suroeste, el trazado de la autopista coincidió con el recorrido del río Manzanares durante casi seis Km., eliminando cualquier relación de los ciudadanos con el ámbito fluvial.
En  2005 la alcaldía madrileña convocó al Concurso Internacional de Ideas con el fin de recabar propuestas para la urbanización de este gran espacio. Se trataba de proyectar un gran parque urbano de 6 Km. de longitud y 1.500.000 m2. En una segunda fase la convocatoria reunió a seis estudios de reconocido prestigio internacional: Peter Einsenman, Herzog & de Meuron, Torres y Martínez Lapeña, Navarro Baldeweg, Dominique Perrault, Kazuyo Sejima y dos más seleccionados de la primera fase, abierta y anónima.
Finalmente la propuesta ganadora fue la del equipo dirigido por Ginés Garrido y formado por una asociación de estudios de arquitectura de Madrid: Mrío arquitectos (Burgos & Garrido, Porras & La Casta y Rubio & Álvarez-Sala) en colaboración con el estudio holandés West 8.
Madrid interconectada
El principio fundamental del proyecto fue conectar la capital española con los territorios exteriores que la rodean, entre los que destacan el monte del Pardo al norte y las fértiles vegas cultivadas al sur. Con el desarrollo de la propuesta, el río Manzanares pasó a ser el punto de conexión entre ambos entornos mediante la construcción de un corredor arbolado en su ribera así como puentes y pasarelas que enlazan transversalmente los barrios, superando importantes infraestructuras de tráfico que imposibilitaban el contacto.
Durante la legislatura 2007-2011, el Ayuntamiento de Madrid  llevó a cabo  la ejecución del proyecto que se concluyó el día 15 de abril de 2011, extendiéndose a una superficie total de 1.210.881 metros cuadrados, donde se han plantado 33.623 nuevos árboles de 47 especies, 470.844 arbustos de 38 especies, y 210.898 metros cuadrados de pradera.
Madrid Río es un espacio estructurado en torno a nueve ámbitos de referencia: el paseo arbolado, denominado Salón de Pinos y  vertebra de todo el parque; seis áreas ajardinadas repartidas de norte a sur, el bulevar de la avenida de Portugal, que prolonga el parque hacia el oeste, y la Huerta de la Partida, que se configura como nexo de unión con la Casa de Campo.
A lo largo de Madrid Río se extienden 30 kilómetros de rutas para ciclistas; 33 pistas deportivas  para la práctica de patinaje, skate, escalada, fútbol, tenis y baloncesto. 17 áreas de juegos infantiles, 3 circuitos biosaludables, siete pistas de petanca, 12 mesas de juegos y   tres plataformas de eventos culturales. Además, con el fin de facilitar la estancia y el disfrute del nuevo parque, se han instalado 5.506 nuevos bancos, 63 fuentes para beber, 637 horquillas para estacionar bicicletas y unas 8.528 lámparas.
Para facilitar la conexión entre los distritos situados en ambas márgenes del río, existen 33 pasarelas, entre las que destacan puentes de nueva creación que por su singularidad ya son considerados nuevos iconos urbanos: el puente monumental de Arganzuela, los puentes gemelos del Invernadero y del Matadero. Estos nuevos pasos se suman a los puentes históricos del Rey, Segovia o Toledo, entre otros. 
Este nuevo pulmón verde constituye un punto privilegiado para contemplar la ciudad, a través de cinco miradores: glorieta de San Vicente, huerta de la Partida, puente de Segovia, puente de Arganzuela, y  pasarela peatonal y ciclista del nudo sur.
El Puente Monumental de Arganzuela
El Puente Monumental de Arganzuela, una de las obras estelares del proyecto Madrid Río, ya está abierto al público. Se trata de una pasarela para uso peatonal y ciclista con unas dimensiones que no pueden ser calificadas sino de espectaculares: tiene una superficie total de 1.684 m cuadrados, una longitud de aproximadamente 250 metros y una anchura entre 4 y 7 metros.

La obra fue diseñada por el prestigioso arquitecto francés Dominique Perrault, quien ha concebido una escultura-puente a modo de un gigantesco tirabuzón. Consta de dos conos helicoidales hechos en acero, cubiertos con una malla metálica de color plateado que recorre toda la estructura, entrelazándose con ella. Según Perrault, esta banda tiene como misión crear sombra durante el día y convertirse en un objeto luminiscente por la noche, como si fuera una gran linterna. Además de este efecto, el conjunto se ilumina por medio de 32 farolas y 66 luminarias instaladas en su interior.

Flora y fauna
Madrid Río es un gran corredor ecológico donde se habrán plantado más de 33.623 nuevos árboles, 470.844 arbustos y 210.898 metros cuadrados de pradera de baja demanda hídrica. El nuevo arbolado corresponde a 47 especies predominando el Pino Carrasco, el Pino Piñonero y el Álamo Negro; seguidos del Ginkgo Biloba, plátanos, Fresnos y Castaños de Indias. En cuanto a los arbustos, provienen de 38 especies diferentes, entre las que predominan las plantas aromáticas, las trepadoras y las tapizantes.
Por otra parte, el río es un corredor para la fauna migratoria y para la que se desplaza entre los parques situados al noroeste de la ciudad, sirviendo de eje abierto y pacífico de comunicación de aves y de animales de desplazamiento nocturno.
Por lo que se refiere al cauce del río Manzanares, en las siete presas rehabilitadas, se ha incorporado la denominada “escala de peces”,  sistema de niveles de agua que permite que la fauna subacuática pueda circular por el río sin la interrupción de las presas, lo que les proporciona vitalidad biológica y facilita la pesca deportiva en determinados sectores. 
Fuentes ornamentales
El agua constituye el elemento estrella del Parque Madrid Río. No sólo se ha mejorado la calidad de las aguas del Manzanares, sino que se han construido fuentes monumentales y estanques fluviales. Destacan los ubicados bajo el Puente de Segovia, así como la constelación de 10 fuentes del Parque de Arganzuela.
Los estanques fluviales del Puente de Segovia, con una superficie total de 7.217 metros cuadrados, son completamente independientes del cauce del Manzanares y son nutridos con agua depurada. Dos de los estanques disponen de espectaculares fuentes monumentales y los otros dos tienen en su interior un jardín de lirios acuáticos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s