Franco de Peña: La gente envejece cuando deja de ir al cine

Este talento venezolano que recorre Europa desde hace más de 20 años, visitó Caracas para presentarnos su película “Atrapada”, laureado thriller que estuvo a punto de medirse en los premios Oscar 
La gran pantalla lo embrujó desde niño. Recuerda que a los 12 años no perdía oportunidad alguna para “colearse” y disfrutar de cuanta película había. Tan cómodo se sentía inventando historias que abandonó sus estudios de Economía, a mitad de carrera y con buen promedio, para dedicarse al mundo de los fotogramas. El cine italiano, el de los grandes maestros como Fellini, Antonioni y Visconti, se convirtió en la principal referencia del guionista y director venezolano Franco de Peña. Su pasión es de tal magnitud que asevera que las arrugas llegan cuando se deja de disfrutar buenas películas.
Residenciado desde hace más de 20 años en Europa, regresó al país el pasado marzo, gracias al esfuerzo de Gran Cine, para presentar su segundo largometraje de ficción Your name is Justine, en español “Atrapada”, una coproducción alemana-luxemburguesa-polaca, que narra la historia de una chica procedente de Europa Oriental raptada durante unas vacaciones en Alemania y obligada a prostituirse. De Peña aclara que el tema no es la trata de blancas. “Mi película es sobre el mecanismo que se utiliza para doblegarle el espíritu, la conciencia de un ser humano hasta volverlo una sombra de sí mismo”, nos aclara.
El film ha sido merecedor de numerosos reconocimientos como el Premio Especial del Jurado del Festival de Cine Latino de Los Ángeles; Mejor Contribución Artística en el Festival Mundial de Montreal 2005; Premio a la Mejor Película del Festival de Cine de Mons, Bélgica, 2006; y Premio a la Mejor Película polaco-alemana en el Festival de Cine de Lagowa, 2006, entre otros. Incluso llegó a ser postulada por Luxemburgo a los Oscar aunque rechazada porque De Peña no era oriundo de ese país. 
¿Por qué si desde niño sabías que el cine era tu pasión decidiste estudiar economía?
 Pensé que desde esa profesión podía hacer algo por el mundo y me di cuenta que no se puede hacer absolutamente nada.
¿Y cómo cineasta?
De vez en cuando dices algo. Como economista sigues instrucciones de los payasos de arriba, los que están en el poder.
¿Háblanos de tu proceso creativo?
Me baso mucho en la realidad, la investigo y la transformo desde mi punto de vista. En el caso de “Atrapada” me inspiré en un artículo que leí en un periódico hace unos 15 años y me interesó muchísimo. Me dieron una beca en Berlín y estuve tres años investigando, me di cuenta que no podía hablar de todos los casos así que a partir de la recopilación de varias historias armé una sola que representara el problema.
¿Cómo defines a “Atrapada?
Es una película en género de thriller que trata una denuncia social con una visión bastante poética.
¿Cómo llegaste a Polonia?
En 1983 en Venezuela no había escuelas de cine, irse a Estados Unidos era muy costoso y no tenía palanca para estudiar en Cuba. Empecé a buscar en las escuelas europeas y me salió una beca en ese país. Ya son más de 20 años en Europa, incluso me hice ciudadano polaco.
¿Te ves regresando a Venezuela?
Me gustaría pero no veo como. Veo difícil vencer el inconformismo y la resignación que parece haberse apoderado de muchos. Aquí hay un sentido de vivir de inmediato que es bueno, pero a largo plazo es una receta perfecta para el fracaso.
¿Qué extrañas del trópico?
Extraño la calidez de la gente, que me digan mi amor en una tienda y me ofrezcan un cafecito. El clima, la playa pero el precio que hay que pagar para disfrutar de todo eso es muy grande. En Europa hay respeto por los ciudadanos y la tranquilidad que te brinda la seguridad.
¿Hollywood te quita el sueño?
Ya me lo quitó. Estuve dos años en Estados Unidos participando en un proyecto con Disney pero estamos a la espera de que se resuelva un conflicto de derechos de autor. No es que me quite el sueño pero si me llaman para hacer una película, lo haría con gusto.
¿Cuál es tu próximo proyecto?
Estoy trabajando en una película en 3D que contará la historia de una sociedad futurista controlada por una especie de big brother, donde está prohibido sentirse triste. Mi fuente de inspiración son los regímenes totalitarios.
¿Y la película soñada?
Me encantaría hacer un musical  épico en Venezuela pero tal vez en mi próxima vida, en esta lo veo muy cuesta arriba.
¿Has visto las nuevas producciones del cine venezolano, qué opinas?
Vi “Hermano” de Marcel Rasquín, me gustó mucho, está bien realizada, los actores están muy bien. La película tiene un bloque sólido de buen cine. Hernán Jabes, director de “Macuro”, también es bastante profesional y serio.
¿Es más fácil hacer cine en Europa?
En todas partes es difícil hacer cine lo que pasa es que en Europa hay muchas opciones. Lo importante es contar con un buen equipo creativo, eso es indispensable si quieres hacer una gran película.
¿Qué es lo mejor de hacer cine?

El rodaje, el montaje. Ese intercambio efervescente de ideas no lo cambio por nada en el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s