Balance del fin de semana



Salí de las cuatro paredes de blancas preguntas; todas con la amenaza de hacerse eternas, todas sin respuesta. Me fui por la ciudad de la furia y entre salas inclinadas de acústica casi perfecta, vibré y viví, viví y vibré. Me olvidé de mis miedos y carencias, de los kilos que me hacen falta, de las marcas imposibles de ocultar y me atreví. Los resultados fueron excelentes; gratos recuerdos para conservar hasta que mi memoria me lo permita, momentos de emoción recreados por historias de ficción pero tan bien construidas y logradas que fue inevitable no reír a carcajadas, fue inevitable también no dejar correr una lágrima. Salí con un libro autografiado por su triunfadora narradora, con un par de besos escondidos y dulces, y con promesas de nuevos encuentros para sobrevivir a la vida, a mi vida con un poco más optimismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s