Periodismo y Literatura

Al consultar acerca de la relación entre periodismo y literatura se observa que el tema ha generado y genera gran controversia, son muchos los que opinan que nada tiene que ver el uno con el otro salvo el hecho de que ambos hacen uso y abuso del idioma, de la lengua como elemento fundamental que les permite llegar hasta las masas y transmitir un mensaje. Por un lado el mensaje toma forma y carácter de noticia en la mente y manos de los reporteros y redactores; por el otro se ofrece una mezcla entre realidad y fantasía, o una realidad exagerada, transformada, producto de la prolífica imaginación del escritor que a diferencia del periodista siempre va a considerarse un artista.

La lengua, el lenguaje, el recurso principal une y aleja. La literatura es el arte de escribir bien, a simple vista y fundamentados en este concepto podría afirmarse que todo artículo que se considere bien escrito es literatura, pero no es así. La literatura, a veces realidad, a veces fantasía, o la mezcla de ambas, se relaciona con el arte, sobresale de lo común y toca fibra en el hombre. Los poemas de Benedetti son bastante coloquiales, demasiado para muchos, pero el ser coloquiales no les quita esa magia, ese encanto que los hace especiales para millones y millones de lectores en toda Iberoamérica.

El periodismo informa, vive y trabaja con la noticia, con el diario acontecer, es precisamente la inmediatez, el suceso de cada día lo que le resta tiempo para que se trabaje de forma más profunda y cuidada, de allí que muchos lo califiquen de superficial y apresurado. Esto si nos remitimos a la noticia como género periodístico, pero si hablamos de el reportaje y la crónica, es diferente. Truman Capote y Gabriel García Márquez son excelentes ejemplos de cómo el periodismo puede llegar a ser considerado literatura o de porqué si puede hablarse de un periodismo literario.

Cuántas veces, cuántas personas se han deleitado ante la lectura de una entrevista, de un perfil, de una crónica o de un reportaje que sobresalga no solo por tratar un hecho noticioso, de interés social o político; sino que además se encuentre excelentemente redactado, vivamente descrito, enriquecido por figuras literarias que envuelvan al lector, lo afecten, lo motiven, es decir despierten en el sensaciones que van mucho más allá de la sola necesidad de saber que esta pasando en el mundo.

El periodismo ha sido escuela de muchos escritores famosos, el diario ejercicio de escribir la noticia les ha dado las herramientas necesarias para enriquecer su talento, les ha permitido conocer a fondo al hombre y su entorno, descubriendo situaciones que mas adelante llegarían a ser materia prima para su trabajo literario. Un asesinato en Kansas ocurrido en 1959, se convirtió en el tema central del libro A Sangre Fría de Truman Capote, considerado un reportaje ejemplar. En el caso de Gabriel García Márquez los ejemplos sobran, Del Amor y Otros Demonios, Crónica de Una Muerte Anunciada y Noticia de Un Secuestro fueron pre concebidos en una sala de redacción.

La literatura es arte, arte que en sus diferentes manifestaciones, prosa, poesía, ensayo; siempre se ha nutrido y se seguirá nutriendo de la realidad. La realidad es materia prima del periodismo. El periodismo cuando es bien escrito, cuando se enriquece, se engrandece con las palabras precisas, las vivas descripciones, el uso a lo grande del idioma puede ser considerado como literatura. Podemos entonces hablar de un periodismo literario.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s